La Piedra Translatofal

El blog de traducción de Sergio Núñez Cabrera

Una inauguración/Comienzo de la bitácora/El «síndrome del alumno estrella»

¿Qué te ha pasado, Sergio? Tú antes molabas.

Hace años que no escribo en un espacio de Messenger blog. Recuerdo que cuando lo hacía, las entradas eran mínimamente ingeniosas e inspiradas (por no hablar de la humildad que rezumaban). Ahora, sin embargo, concatenar más de dos oraciones seguidas sin que un autor extranjero me aporte un texto previo sobre el que trabajar me resulta un tanto novedoso, si bien renovador. Recuerdo momentos de elocuencia, de soltura en el manejo verborreico de palabras y construcciones sintácticas. Ahora, no puedo evitar preguntarme cada dos segundos «espera, ¿esto se dice así? ¿no estaré incurriendo en un solecismo sin darme cuenta?». Y es que vivía muy feliz y despreocupado cuando no era más que un estudiante de bachillerato al que todavía le faltaba mucho para dedicarse a trabajar con las palabras.

El conocimiento da seguridad sólo a ratos, parece ser.

Encima, a ese ataque a nuestra zona de comodidad hay que sumarle el hecho de que tener un blog de traducción se ha convertido en una herramienta esencial —muchos dicen que obligatoria—, para conseguir encargos; lo mismo sucede con las redes sociales. Por un lado, esto implica que los traductores advenedizos (adjetivo que no tiene por qué restar profesionalidad ni rigor) contemos con algunas bazas para destacar entre nuestros compañeros, pues si gestionamos bien nuestras entradas y demostramos que sabemos de lo nuestro, aún es posible que un empleador o gestor de proyectos se apiade de nuestras cuentas corrientes. Por otro, y al igual que pasa con las redes sociales, ser el autor de un blog tiene el inconveniente de que si no se sabe gestionar o se comete algún error (ya sea ortográfico, estilístico o incluso idiosincrásico) quedará igualmente reflejado en nuestra rúbrica internetera: la atención que cosechemos será un arma de doble filo que deberemos blandir con presteza, con cuidado de no estornudar y clavárnosla en un pie. A beber zumo de naranja todo el mundo.

«Como habrá visto, he retuiteado su entrada sobre el debate entre Bohr y Einstein. He de decir que lo he encontrado sublime».

Se me ocurre que algo muy parecido a esto ocurre en el universo ficticio de Warhammer 40.000 con los navegantes y astrópatas. Se trata de personas cuyas almas están psíquicamente conectadas a la disformidad (léase «el mundo espiritual»). Esto tiene muchos usos, desde enviar mensajes a otros planetas o sistemas, hasta guiar naves espaciales de un punto a otro por agujeros de gusano, a través de lo que, a todos los efectos, es el Infierno. Es precisamente esa sintonía con ese reino espectral lo que les otorga a estas personas sus capacidades y lo que hace que destaquen en él como un faro entre todas las demás almas. Esto tiene el inconveniente de que con ello también atraen a los demonios que moran en esa dimensión paralela, a los que les encanta poseer y devorar ánimas desprevenidas según les dé (a los demonios, claro está) y estén estas o no de temporada. Afortunadamente, de lo máximo que debemos preocuparnos nosotros es que nuestra imagen quede un poco por los suelos hasta que nos redimamos, ¿verdad? ¿verdad?

«Sí, mira, que me preguntan que dónde has colocado el papel higiénico. ¿Cómo? ¿En la bodega, dices? Es que con tanto infierno psíquico y tanta leche no te oigo».

Volvamos al tema y alejémonos de las frikadas. 

La proliferación de blogs de traducción a lo largo de estos dos últimos años ha provocado que en el entorno haya cierta sensación de hartazgo al respecto. Desde este humilde espacio nos abstendremos de entrar en polémicas y señalaremos que lo verdaderamente importante desde nuestro punto de vista es aportar entradas útiles o mínimamente novedosas, por encima incluso de la frecuencia con que se publiquen (aunque no cabe duda de que es un factor que hay que cuidar en la medida de lo posible). En caso de que no se aporte originalidad, al menos habría que tratar de dar a la entrada un giro de tuerca lo bastante decente como para no caer en el pleonasmo blogosférico. Por esa razón, voy a mojarme (en el buen sentido) e intentar que una buena parte de este espacio tenga como principal objeto resolver problemas de traducción curiosos en los que aportaré soluciones que argumentaré con teorías de la traducción. Se trata de algo que no he visto demasiado en otros blogs, a pesar de que a los traductores sentimos un gran regocijo cuando comentamos nuestras soluciones con los demás, sean colegas de profesión o no. Por supuesto, intentaré por todos los medios de no padecer de lo que a mí me gusta denominar «síndrome del alumno estrella», espécimen muy extendido en el hábitat de las aulas de traducción y aficionado a pisar, con carnívora vehemencia, las propuestas de sus semejantes inferiores (siempre, siempre inferiores) a favor de la propia. Sobre este ser deleznable cabe destacar que su falta de humildad compite con el tamaño de sus dientes cuando ve amenazados sus argumentos, retoños a los que ha mimado con esmero en su cubil. Sin embargo, hasta este predador voraz (de atención por parte del profesor, se entiende) da a luz crías raquíticas de vez en cuando, a las que suele llamar «Porquemesuenabien» y «Porquemesuenamal». Esa prole es justo la que intentaremos no promover en este espacio, por ello, cada razonamiento, solución, propuesta u opción vendrá acompañada de humildad, ganas de compartir otros puntos de vista y aprender.

Con esto doy por inaugurado este blog, a la espera de vuestros comentarios.

Un saludo a todos,

Sergio Núñez Cabrera.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “Una inauguración/Comienzo de la bitácora/El «síndrome del alumno estrella»

  1. ¡Enhorabuena Sergio! Seguro que tu blog es muy bien acogido. 🙂 ¡Saludos!

  2. ¡Que me ha encantado tu blog, chaval! Prometo seguirte fielmente, colega bloguero. Saludos desde Santa Fe, Argentina.

  3. Me acabo de leer estas dos entradas y de cabeza al blogroll y a mi lector de feeds que vas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: